Finalmente acogí al Señor

4 Feb 2021

Por Michael, Indonesia

De niña, solo fui a escuelas católicas, hasta que terminé la secundaria. Siempre cumplía con mis oraciones y participaba de grupos y otras actividades de la iglesia. Estaba siempre ansiando que el Señor viniera en una nube y me llevara al reino de los cielos. Vi que las señales de Su regreso ya habían aparecido y los grandes desastres se acercaban, pero el Señor aún no había aparecido en la nube. Miraba al cielo y pensaba: “¿Cuándo vendrá el Señor?”. Un día, en mi lectura de la Biblia me di cuenta de que había más profecías bíblicas sobre el regreso del Señor que sobre Su venida en una nube y que se dicen cosas diferentes. Los versículos dicen: “Porque como el relámpago sale del oriente y se deja ver en un instante hasta el occidente, así será el advenimiento del Hijo del hombre” (Mateo 24:27). “Pues así mismo estad vosotros igualmente apercibidos, porque a la hora que menos penséis ha de venir el Hijo del hombre” (Mateo 24:44). Me sentí confundida al leer que todos hablaban de “el Hijo del hombre”. ¿Cómo podía el Señor regresar como el Hijo del hombre? Entonces, recordé que el Libro de los hechos menciona que el Señor Jesús descendería de los cielos de la misma manera en la que había subido, entonces, como había ascendido en una nube, no había duda de que así descendería. ¿Por qué algunos versículos dicen que vendrá como el Hijo del hombre y otros dicen que vendrá en una nube? Me parecía contradictorio. Fui a consultar al sacerdote. Pero él, esquivo, me dijo que nosotros los humanos no podemos ni entender ni explicar bien la Biblia y me aconsejó que dejara de buscar respuesta a eso. Pensé: “¿Cómo puede estar bien eso? Si no sé cómo regresará el Señor, ¿cómo lo acogeré cuando llegue?”. Luego, fui a algunas iglesias protestantes y allí consulté a los pastores, pero me dijeron lo mismo que el sacerdote. Todos ellos hacía décadas que servían al Señor, pero aún no eran claros sobre cómo aparecería cuando Él regresara. Estaba muy desilusionada. Recurrí a la Internet para ver si podía encontrar una explicación razonable, pero después de buscar un tiempo, seguía sin poder dar con una respuesta clara. Realmente desanimada, me puse ante el Señor en mis oraciones: “Señor, en la Biblia leí dos cosas diferentes sobre Tu regreso. Estoy realmente confundida y tengo muchas preguntas sin respuesta. Me siento una ciega a tientas en la oscuridad. Guíame, por favor, para que entienda Tu voluntad”.

Oré así durante tres años. Luego, en agosto de 2018, descubrí en YouTube las películas de la Iglesia de Dios Todopoderoso sobre el evangelio y vi que tenían muchas visualizaciones. Que tantas personas estuvieran mirando estas películas me dio curiosidad, así que comencé a verlas. La primera que vi fue “La ciudad será destruida”. En esta se analizaba en detalle la razón detrás de la desolación en las iglesias y aprendí mucho de ella. Sentí que la Iglesia de Dios Todopoderoso poseía la verdad y su enseñanza fue esclarecedora. Seguí mirando sus videos. En uno de ellos, vi un diálogo cómico, “Cómo viene el Señor exactamente”, con la respuesta que hacía tanto yo buscaba. Allí, dijeron explícitamente que el Señor regresaría de otra manera, además de venir en una nube. Se refirieron a estas profecías de la Biblia: “He aquí, vengo como ladrón” (Apocalipsis 16:15). “Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo’” (Mateo 25:6). “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). Mencionaron que hay dos tipos de profecías, sobre la venida del Señor, de forma abierta en una nube, y sobre Su venida en secreto, como un ladrón. Pero estas dos no se contradicen porque no se cumplirán al mismo tiempo. El Señor viene primero en secreto y más adelante viene abiertamente, en una nube. Allí también dijeron que Su venida en secreto significaba que cuando regresara, se encarnaría como el Hijo del hombre y vendría a la tierra, lo cual coincide plenamente con Lucas 17:24–25: “Porque como el relámpago al fulgurar resplandece desde un extremo del cielo hasta el otro extremo del cielo, así será el Hijo del Hombre en su día. Pero primero es necesario que Él padezca mucho y sea rechazado por esta generación”. “El Hijo del hombre” significa que nace de un humano, tiene una humanidad normal y puede realizar cualquier actividad humana. Si viene como un espíritu, claramente no podremos llamarlo Hijo del hombre. Por esta razón, las profecías del Señor Jesús que aparece y viene como el Hijo del hombre significan que regresará en la carne encarnada. Si Dios no fuera carne encarnada, no podría ser llamado Hijo del hombre, del mismo modo que Jehová Dios, como Espíritu, no podría ser denominado Hijo del hombre. También relacionaron esto con la profecía del Señor Jesús: “Pero primero es necesario que Él padezca mucho y sea rechazado por esta generación”. Continuaron diciendo: “Esto demuestra que cuando el Señor regrese aparecerá hecho carne”. “Su Espíritu no está limitado por el tiempo ni el espacio y todos le temerán, nadie se atreverá a resistírsele. Si Dios se le apareciera a la humanidad como Espíritu, no sufriría tantas cosas, ni mucho menos sería rechazado por esta generación. Solo el Hijo del hombre hecho carne sufrirá. Esta profecía habla de lo que pasará cuando el Señor Jesús regrese, no de lo que sufrió la primera vez que se hizo carne, así que demuestra que, a Su regreso en los últimos días, el Señor se hará carne otra vez”. Oírlos decir esto me iluminó el corazón. Si el Señor primero se encarna en secreto y luego aparece abiertamente en una nube, se cumplirán todas las profecías de la Biblia sobre Su venida y no habrá contradicción alguna. La confusión que había tenido durante años finalmente se resolvía. Estaba emocionada de encontrar la respuesta que tanto había buscado. Jamás imaginé que la encontraría a través de la Iglesia de Dios Todopoderoso. Le agradecí a Dios una y otra vez.

Luego visité el canal de YouTube de la iglesia para descargar más películas sobre el evangelio y comencé a seguirlos en Facebook. Miraba las películas cada vez que podía. Miré “¿Quién es él que ha regresado?”, “Ser arrebatados en el peligro”, “Libres de la trampa”, “¡¿Ha cambiado el nombre de Dios?!” y otras. Aprendí algunas verdades como de qué manera distinguir el verdadero Cristo de los falsos Cristos, el significado del nombre de Dios en cada era, la diferencia entre las vírgenes prudentes y las insensatas, qué tipo de fe es acorde a la voluntad de Dios y qué tipo de persona puede alcanzar el reino de los cielos. Todas estas eran verdades y misterios desconocidos para mí en todos mis años de fe. Estaba sorprendida de que las palabras de Dios Todopoderoso revelaran todas estas cosas y realmente me ayudó a conocer mejor a Dios. Me descargué y salvé todas estas películas. Y me di cuenta también de que todas atestiguaban que el Señor había regresado hecho carne como Dios Todopoderoso. Estaba sorprendida y contenta y realmente quería saber más sobre la encarnación y por qué Dios debía hacerse carne para obrar. Después de eso, miré “El misterio de la piedad”.

Allí había dos pasajes sobre la encarnación de Dios Todopoderoso. “La ‘encarnación’ es la aparición de Dios en la carne; Él obra en medio de la humanidad creada a imagen de la carne. Por tanto, para que Dios se encarne, primero debe ser carne, una carne con una humanidad normal; esto, como mínimo, es el requisito previo más básico. De hecho, la implicación de la encarnación de Dios es que Él vive y obra en la carne; Dios se hace carne en Su misma esencia, se hace hombre” (‘La esencia de la carne habitada por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Al ser un hombre con la esencia de Dios, Él está por encima de todos los humanos creados y de cualquier hombre que pueda desarrollar la obra de Dios. Por tanto, entre todos los que tienen un caparazón humano como el suyo, entre todos los que poseen humanidad, solo Él es el Dios mismo encarnado, todos los demás son humanos creados. Aunque todos poseen humanidad, los humanos creados no tienen más que humanidad, mientras que Dios encarnado es diferente. En Su carne, no solo tiene humanidad sino que, más importante aún, también tiene divinidad. […] como Dios se hace carne, Su esencia es una combinación de humanidad y divinidad. Esta combinación se llama Dios mismo, Dios mismo en la tierra” (‘La esencia de la carne habitada por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”).

En la película compartieron esto: “La encarnación es el Espíritu de Dios revestido de carne, o sea, el Espíritu de Dios se materializa en la carne con una humanidad y un pensamiento normales, y así se convierte en una persona común y corriente, que obra y habla entre los hombres”. “Esta carne tiene una humanidad normal, pero también posee plena divinidad. Aunque en apariencia sea común y corriente, esta carne puede asumir la obra de Dios, expresar la voz de Dios y guiar y salvar a la humanidad. Esto es porque tiene plena divinidad”. “La plena divinidad es el carácter inherente de Dios, Su esencia santa y justa, todo lo que Dios tiene y es, Su omnipotencia y sabiduría, y Su autoridad y poder, todo esto se ha materializado en la carne. Esta carne es Cristo, y es Dios mismo que ha venido a la tierra para hacer la obra de salvar a la humanidad”. “En apariencia, Cristo es común y corriente, pero entre Él y los seres creados hay diferencias esenciales”. El hombre creado solo tiene humanidad, sin rastro de esencia divina. “Cristo, sin embargo, no solo posee una humanidad normal, sino que, sobre todo, tiene plena divinidad. Él tiene la esencia de Dios, y por eso puede representarlo, expresar la verdad con la identidad de Dios, expresar el carácter de Dios y lo que Dios tiene y es, y otorgar al hombre la verdad, el camino y la vida. Esto excede la capacidad de cualquier hombre creado”. “Cuando Cristo obra, habla y expresa el carácter de Dios y lo que Dios tiene y es lo hace en la carne normal. No importa de qué forma expresa la palabra y el carácter de Dios, Él siempre vive en la humanidad normal. Tiene una carne normal, no tiene nada de sobrenatural. Esto demuestra que Dios viene entre los hombres y se convierte en un ser humano corriente. Esta carne normal y corriente es la que cumple los hechos de ‘La Palabra manifestada en carne’”. “Es el Dios práctico encarnado”. “Como Cristo tiene plena divinidad, puede representar a Dios, expresar la verdad y liderar a la humanidad. Como Cristo tiene plena divinidad, puede expresar directamente las palabras de Dios, no solo transmitirlas. Él puede expresar la verdad en cualquier momento y lugar, para proveer, regar y pastorear al hombre, puede guiar a toda la humanidad”. “Como Cristo tiene plena divinidad y posee la identidad y esencia de Dios podemos decir que Él es la encarnación de Dios, el propio Dios práctico”.

A esta altura, comprendí que Dios encarnado es el Espíritu de Dios revestido de carne común y corriente y que vive entre nosotros. Por fuera, parece una persona normal, pero por dentro es el Espíritu y la divinidad completa de Dios. Igual que el Señor Jesús. Por fuera parecía una persona normal, pero era completamente divino, entonces pudo expresar la verdad, mostrarnos el camino del arrepentimiento y hacer resucitar a los muertos. Finalmente, fue crucificado para redimir los pecados de la humanidad. Solo Dios puede hacer estas cosas. El personaje principal de la película hizo otra pregunta: “¿Por qué Dios tiene que venir hecho carne para salvar a la humanidad corrupta?” Era una pregunta genial y yo también realmente quería entender por qué Dios tenía que encarnarse para salvarnos. Seguí mirando, entusiasmada.

Los hermanos y hermanas en la película leyeron varios pasajes de las palabras de Dios Todopoderoso. “Satanás ha corrompido la carne del hombre y la ha cegado profundamente y la ha dañado terriblemente. La razón fundamental por la que Dios obra personalmente en la carne es porque el objeto de Su salvación es el hombre, que es de la carne, y porque Satanás también usa la carne del hombre para turbar la obra de Dios. La batalla contra Satanás es en realidad la obra de conquistar al hombre y, al mismo tiempo, el hombre también es el objeto de la salvación de Dios. De esta manera, la obra de Dios encarnado es esencial. Satanás corrompió la carne del hombre y el hombre se convirtió en la personificación de Satanás y se volvió el objeto que Dios debe derrotar. Así, la obra de librar la batalla contra Satanás y salvar a la humanidad ocurre en la tierra y Dios se debe hacer humano con el fin de librar la batalla contra Satanás. Esta es una obra de la máxima realidad” (‘La humanidad corrupta necesita más que nadie la salvación del Dios encarnado’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Precisamente porque Satanás ha corrompido la carne del hombre y al ser este a quien Dios pretende salvar, Él tiene que adoptar forma de carne para librar batalla contra Satanás y pastorear personalmente al ser humano. Sólo esto es beneficioso para Su obra” (‘Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso’ en “La Palabra manifestada en carne”). “La carne del hombre ha sido profundamente corrompida y se ha convertido en algo que se opone a Dios, tanto que incluso abiertamente se opone y niega la existencia de Dios. Esta carne corrupta es simplemente demasiado indisciplinada y no hay nada más difícil con lo cual tratar o cambiar que el carácter corrupto de la carne. Satanás viene a la carne del hombre para provocar disturbios y usa la carne del hombre para perturbar la obra de Dios y perjudicar el plan de Dios y de esta manera el hombre se ha vuelto Satanás y el enemigo de Dios. Para que el hombre sea salvado primero debe ser conquistado. Es por esto por lo que Dios acepta el reto y viene a la carne para hacer la obra que tiene la intención de hacer y librar la batalla contra Satanás. Su meta es la salvación del hombre que se ha corrompido y la derrota y aniquilación de Satanás que se rebela contra Él. Derrota a Satanás por medio de Su obra de conquistar al hombre, mientras que al mismo tiempo salva a la humanidad corrupta. Así, es una obra que consigue dos objetivos a la vez” (‘La humanidad corrupta necesita más que nadie la salvación del Dios encarnado’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Cuando Dios está obrando en la carne, en realidad está librando la batalla contra Satanás en la carne. Cuando obra en la carne, está haciendo Su obra en el reino espiritual y hace toda Su obra en el reino espiritual real en la tierra. El que es conquistado es el hombre, que lo desobedece a Él, el que es derrotado es la personificación de Satanás (por supuesto, este también es el hombre), que está en enemistad con Él, y el que al fin de cuentas es salvado también es el hombre. De esta manera, es hasta más necesario que Dios se haga un humano que tenga el caparazón externo de una creación, para que pueda librar la batalla real contra Satanás y conquistar al hombre, que lo desobedece y posee el mismo caparazón externo que Él, y salva al hombre, que es del mismo caparazón externo que Él y a quien Satanás ha dañado. Su enemigo es el hombre, el objeto de Su conquista es el hombre, y el objeto de Su salvación es el hombre que creó. Así que debe volverse humano y, de esta manera, Su obra se hace mucho más fácil. Es capaz de derrotar a Satanás y conquistar a la humanidad y, además, es capaz de salvar a la humanidad” (‘La humanidad corrupta necesita más que nadie la salvación del Dios encarnado’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Las enseñanzas de la película continuaron: “¿Por qué la humanidad corrupta debe ser salvada por Dios encarnado? Porque la carne del hombre ha sido totalmente engañada y corrompida por Satanás. Toda la humanidad vive bajo el campo de acción de Satanás, se entrega al pecado, sin distinguir el bien del mal, la belleza de la fealdad. No ven la diferencia entre lo positivo y lo negativo; Viven conforme a su filosofía y carácter satánicos. Son arrogantes, engañosos, malvados y endurecidos, feroces y aburridos de la verdad. Estas cosas están todas profundamente arraigadas y se han vuelto la propia naturaleza de las personas. Bajo su control, las personas no pueden evitar el pecado ni resistirse a Dios. Puede que tengan fe, lean la Biblia y oren y se confiesen ante Dios, pero siguen pecando. No pueden librarse del pecado. Es tal como dijo Pablo: ‘Porque el querer está presente en mí, pero el hacer el bien, no’ (Romanos 7:18)”. “Dios es el Creador, solo Él conoce a fondo la esencia de la humanidad, y hasta qué punto se ha corrompido. Por eso, solo Dios puede exponer la naturaleza satánica y el carácter corrupto del hombre. Dios puede decirnos exactamente cómo vivir y comportarnos. Dios nos concede la vida y la verdad, Él puede guiar y salvar a la humanidad”. “Aparte de Dios, nadie puede ver la esencia corrupta del hombre ni darnos la verdad sobre cómo actuar”. “Por tanto, para que Dios salve completamente a la humanidad profundamente corrupta del campo de acción de Satanás, Dios debe estar encarnado para expresar la verdad y el carácter de Dios, y decirle al hombre todas las verdades que debe poseer, para que pueda comprender la verdad, conocer a Dios y entender las malvadas estrategias de Satanás y sus mentiras, para finalmente rebelarse y rechazar a Satanás en su corazón y volverse por completo ante Dios”. “Si, en los últimos días, Dios obrara en el Espíritu, eso no nos limpiaría por completo las actitudes corruptas”. “No podríamos ver ni tocar el Espíritu de Dios y no le entenderíamos cuando hablara. Además, el Espíritu de Dios es demasiado santo para que la humanidad corrupta se le acerque. Dios terminaría con ellos por estar manchados. El Antiguo Testamento registra que se oyeron truenos cuando Jehová Dios se apareció en el monte Sinaí y los israelitas vieron humo en la cima de la montaña, junto a rayos, el sonido de truenos y trompetas. Todos miraron desde lejos y le dijeron a Moisés: ‘Habla tú con nosotros y escucharemos; pero que no hable Dios con nosotros, no sea que muramos’ (Éxodo 20:19)”. “Es por eso que solo Dios hecho carne puede realizar la obra de salvar por completo a la humanidad y conquistarla “. “La encarnación de Dios expone a todo tipo de personas. Las personas son arrogantes y se niegan a escuchar a nadie. Cuando Dios se encarna para expresar la verdad, tienen sus propias nociones, se rebelan contra él e incluso se le resisten. La verdad de la oposición y la traición de la humanidad corrupta hacia Dios queda por fin expuesta”. “Dios juzga a los hombres de acuerdo a la corrupción que revelan y a su naturaleza. Esto beneficia la conquista, la salvación y el perfeccionamiento de la humanidad por parte de Dios”. “Seremos conquistados y purificados poco a poco mediante el juicio de Dios”. “Cuando el hombre sea conquistado totalmente por la palabra de Dios, comenzaremos a obedecer a Dios encarnado. Comenzaremos a aceptar el juicio y castigo de Sus palabras, y a experimentar Su obra. Decidiremos buscar la verdad y ya no viviremos conforme a las filosofías de Satanás. Cuando vivimos totalmente de acuerdo a la palabra de Dios, entonces Dios ha derrotado a Satanás. La humanidad se convierte en el botín de Su victoria contra Satanás. Dios habrá librado a la humanidad del campo de acción de Satanás de una vez por todas. “Esto es lo que logra la obra de Dios encarnado y por eso la encarnación de Dios es necesaria. Sólo Dios encarnado puede conquistar y salvar completamente al hombre.

Después de mirar esto entendí que en los último días, el Señor Jesús regresa hecho carne para salvarnos, enteramente basado en nuestras propias necesidades. Satanás nos corrompió y es este carácter corrupto y rebelde lo que nos hace resistirnos e ir en contra de Dios. Es solo porque Dios se encarna en el Hijo del hombre común y corriente e interactúa con nosotros cara a cara que estas actitudes satánicas dentro de nosotros y nuestras perspectivas erróneas pueden ser completamente expuestas. Dios expresa las verdades directamente para juzgar, exponer y limpiar a las personas según las actitudes corruptas que revelamos. Solo entonces podemos arrepentirnos de veras ante Dios y luego desarrollar un corazón que lo venere. Nuestras actitudes corruptas serán limpiadas gradualmente y podremos ser salvados por completo por Él. Hacerse carne es la mejor manera que Dios tuvo de salvar a la humanidad. Estudié todo esto un tiempo y me convencí de que las palabras de Dios Todopoderoso son la voz de Dios, que Él es el Señor Jesús que regresa en los últimos días, ¡no hay ninguna duda! Después de tres días de oración y búsqueda, finalmente aprendí que Dios ha regresado hecho carne. Tuve una sensación indescriptible en el corazón y sentí Su amor y misericordia en lo profundo de mi ser.

En febrero de 2019, me puse en contacto con la Iglesia de Dios Todopoderoso y comencé a vivir la vida de la iglesia con hermanos y hermanas. Por las palabras de Dios Todopoderoso, he visto que Dios revela los misterios de los tres etapas de Su obra, la historia desde adentro y la esencia de la Biblia, el significado de la obra del juicio de Dios en los últimos días y todos los aspectos de la verdad. Puedo sentir en mi corazón que las palabras de Dios Todopoderoso son la fuente de agua de la vida, incomparablemente abundante. ¡Demos gracias a Dios! Oí la voz de Dios y vine ante Él porque miré las películas de la iglesia sobre el evangelio, ¡incluso pude acogerlo a Su regreso!

Las citas bíblicas marcadas (*) son tomadas de Biblia Torres Amat 1825.

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Escuchar la voz de Dios y recibir al Señor

Después de eso, devoré las palabras de Dios Todopoderoso como si estuviera hambrienta. Aprendí muchísimas verdades y misterios que no había comprendido antes en mi fe, ¡y tuve la plena certeza de que Dios Todopoderoso es el Señor Jesús que ha regresado!

El misterio de los nombres de Dios

En 2017, mi esposa aceptó el evangelio del reino de Dios Todopoderoso. Un día, invitó a una hermana a compartir conmigo la obra de los últimos días de Dios Todopoderoso. Al principio, seguía sin entender, solo escuchaba su enseñanza.

Contacta con nosotros por WhatsApp